El mercado mexicano será el primero fuera de Europa en donde la marca planea comercializar la e-Transporter y la e-Crafter. En agosto, las pruebas piloto de ambos modelos inician con algunos clientes.

La sobredemanda inesperada de vehículos de reparto, en medio de una creciente necesidad de entregar productos a domicilio, ha motivado a Volkswagen a ampliar su oferta de vanes con las versiones eléctricas de sus modelos Transporter y Crafter.

Luis Rojas, director de marca de vehículos comerciales de Volkswagen en México, afirma que, a nivel global, el mercado mexicano es en donde el fabricante alemán ha logrado vender la mayor flota de vanes, por lo que no resulta extraño que esté entre los primeros mercados a donde llegarán estos modelos de baterías.

La e-Transporter se sumará a la oferta de versiones que Volkswagen ofrecerá en el país de su Transporter T6.1. En vez de un motor convencional alimentado por diesel, estas furgonetas cuentan con un motor eléctrico en la parte delantera, capaz de desarrollar una potencia máxima de 83 kW (113 HP), además de una batería relativamente pequeña para maximizar la capacidad de carga.

Su batería de iones de litio ocupa el doble fondo del vehículo. Pesa 333 kilogramos y tiene un alcance de hasta 138 kilómetros. La conducción está respaldada por un nuevo medidor de batería que muestra cuánta energía proporcionan los sistemas de frenado regenerativo o velocidades de conducción óptimas para maximizar la vida de la batería.

El segundo vehículo a baterías que Volkswagen también planea lanzar en el mercado mexicano es el e-Crafter, la versión eléctrica de la furgoneta diseñada y preparada para el reparto urbano de última milla, que el fabricante alemán lleva fabricando desde 2006.

El fabricante alemán ha utilizado la misma batería de iones de litio de 35 kWh del e-Golf, con una autonomía aproximada de 170 kilómetros y capaz de recuperar el 80% de su capacidad en aproximadamente 45 minutos en un enchufe de carga rápida. El motor eléctrico de 100 kW (134 HP) de potencia es también el mismo que utiliza el e-Golf, aunque para su implementación en la e-Crafter, la electrónica ha sido modificada para soportar cargas pesadas. La velocidad máxima está limitada a 90 km/h.

Ambos modelos ya ruedan en Europa y Rojas explica que a partir de agosto harán pruebas piloto en el mercado mexicano durante tres o cuatro meses, con el objetivo de garantizar que las unidades sean funcionales para hacer las rutas que sus clientes normalmente realizan en las versiones a diesel, pero ahora con una sola carga de batería.

Aunque los vehículos eléctricos son más caros que los de diésel o gasolina, debido a las baterías, Rojas señala que los rendimientos y beneficios impositivos los hacen atractivos para los clientes.

CONTRATAR GARANTÍA MECÁNICA