Obsolencia Programada

Ya no los Hacen Como Antes: Obsolescencia Programada

febrero 11, 2022 1:17 am

No es por hacerle homenaje a nuestros abuelitos pero, como ellos decían: ya no los hacen como antes. Esto parece más evidente con nuestros celulares (bueno, Smartphones) que cada año o año y medio hay que cambiarlos porque ya no funcionan igual; se traban o no reciben bien las actualizaciones que sus propios sistemas operativos requieren.

Pero, ¿por qué pasa esto? Existe una cosa llamada obsolescencia programada que es, básicamente, que los fabricantes hacen los productos con una idea de que tengan un plazo de vida útil corto. Así, el consumidor se ve forzado a comprar versiones nuevas de esos productos. ¿Con los coches pasa lo mismo?

Hay algo de controversia al respecto, pues no es que después de 8 años tengas que tirar el coche a la basura y correr a comprar otro. El mantenimiento que e des al vehículo influye mucho en qué tanto dure. Pero, sí hay algunas partes del carro que tienen fecha de caducidad y que hay que cambiarlas después de cierto tiempo o ya no funcionan. Una de ellas son las bolsas de aire que a los 10 años hay que cambiarlas, incluso, se prendería un testigo en el tablero avisándote que hay una falla con estas.

Otra parte son los frenos que, más que llegar a un tope de años, tienen un máximo de ciclos de frenado. Una vez rebasado, hay que cambiarlos. En este caso es un poco más difícil de saber si ya sobrepasamos las veces que podemos frenar, por ello, es importante acudir a revisiones periódicas, como el servicio automotriz, donde se verifique que los frenos siguen funcionando adecuadamente. Y vale la pena hacerlo porque se vuelve parte de la rutina de seguridad de nuestro vehículo.

Una de las situaciones que se podrían considerar como obsolescencia programada es que varias automotrices sacan diferentes versiones del mismo modelo de carro. Pero, esto no implica que la versión que compraste dejará de funcionar para cuando salga la nueva, sino que esta última tendrá alguna funcionalidad diferente o algún cambio en el diseño. En ambos casos, no necesariamente significa que el auto nuevo funcione mejor como para que sea un factor decisivo para cambiar el modelo que ya tienes.

Aunque no podemos hablar de obsolescencia programada en los carros de la misma forma como podemos verla en los electrodomésticos o en los Smartphones, sí hay un impulso de la industria a que compremos nuevos modelos. En este punto, es conveniente que revises los motivos que te hacen querer cambiar de auto y si es algo que realmente cambiará para bien tu vida cotidiana. Si no, puedes mejorar tu auto consiguiendo una garantía extendida que lo proteja por más tiempo y que le puedas sacar un mayor provecho.