Liderar y Mandar no son lo mismo

Liderar y Mandar no son lo Mismo

diciembre 17, 2022 4:30 pm

El liderazgo es una virtud que vale la pena cultivar si tienes un equipo de trabajo a cargo. En el caso de las ventas, el liderazgo adquiere una importancia mayor porque la motivación de tu grupo es fundamental. Por otro lado, que las personas que trabajan en ventas se sientan parte de un equipo y que eso sea algo positivo, es más que conveniente para tu negocio.

Motivación y sentido de pertenencia son dos aspectos fundamentales en un grupo de personas que trabajan juntas y son puntos que un buen líder debe generar. El trabajo de un buen líder es llevar al equipo a desarrollar su potencial máximo, siempre con la visión de que eso sólo se puede lograr con el trabajo conjunto.

Es muy común encontrarnos con que quien está a la cabeza de un equipo cree que ser líder es tener el control y que éste se logra mandando. Esto era cierto hace más de 20 años, pero, ahora, llevar así al equipo ya es una forma caduca de liderar.

Sin embargo, no estamos diciendo que el control no importe y que cada quien haga lo que crea mejor en el área de trabajo. Más bien, estamos proponiendo un cambio de mentalidad: el control no es tan importante como el trabajo el equipo y éste se construye desde la confianza en que todos pueden hacer bien sus labores.

En este sentido, dar órdenes puede generar discordia y resentimiento dentro del equipo, mientras que la motivación y el sentido de pertenencia pueden llevar a otro nivel a las personas.

Un líder contemporáneo busca que quienes trabajan con él se sientan parte de un equipo y los motiva a explorar su mayor y mejor potencial. Dar órdenes y la imagen del jefe gritón y malhumorado, están pasadas de moda porque no funcionan. En cambio, reconocer que trabajas con personas y construir un objetivo en común con el que se puedan sentir identificadas, así como impulsar su desempeño dándole valor a sus logros, es una manera en la que se puede desarrollar el talento del equipo en beneficio de tus ventas. ¿Estás listo para dar el salto hacia un liderazgo virtuoso?